Original de las respuestas enviadas a LNE.

Preguntas sobre el presente y el futuro de la Atención Primaria en Asturias.

1. En los últimos tiempos, están arreciando las quejas de los usuarios por la asistencia que se les presta en los centros de salud. ¿Las considera justificadas?

En absoluto. Los médicos de Atención Primaria están sacando adelante listas de 60, 70 y hasta 90 pacientes al día en los Centros de Salud urbanos, con un enorme derroche de trabajo y dedicación. Es un sobreesfuerzo el que está desarrollando este colectivo, y no está siendo reconocido ni por la población ni por los líderes políticos. A pesar de todo ello, los profesionales sacan adelante todo el trabajo diario a costa de su agotamiento. En todo caso las quejas son por la asistencia no prestada, por la imposibilidad de contactar con los Centros de Salud por la saturación de las centralitas telefónicas. La alternativa es la vuelta al modelo presencial absoluto, con saturación de las salas de espera como antes de la pandemia, y confiar en que estas no sean focos de contagio COVID tanto para los pacientes como para los profesionales.

2. ¿Hay profesionales que abusan de la consulta telefónica?

Hay una gran variabilidad. La consulta telefónica es una herramienta más al servicio de los profesionales, y está sirviendo para filtrar y clasificar las demandas. Lo que está evidenciando la consulta telefónica es la cantidad de demandas asistenciales al médico de familia, que podrían ser atendidos por otros profesionales. Todo paciente citado es contactado por su médico, quien valora la demanda y le da respuesta telefónicamente, o bien le cita presencialmente para su posible resolución. Todo ha repercutido de manera muy negativa en la sobrecarga asistencial del médico de Atención Primaria.

3. ¿Cómo ve las críticas de otros colectivos de especialistas, por ejemplo médicos de Urgencias hospitalarias, que se quejan de recibir pacientes derivados sin haber sido vistos en su centro de salud?

En muchas ocasiones hay un desconocimiento en ambos niveles asistenciales de la labor que están realizando otros compañeros en sus respectivos puestos de trabajo. En los Centros de Salud se ha tenido que cambiar radicalmente la forma de trabajo tal y como la conocíamos. El incremento de las consultas en algunos Centros de Salud ha sido de hasta un 50%. La labor que está realizando el colectivo médico tanto en Atención Hospitalaria como en Atención Primaria es impagable. Las críticas constructivas siempre son positivas y bienvenidas; otras no, solo destruyen.

4. ¿Se corre el riesgo de que se estén atendiendode forma deficiente patologías crónicas y otras con riesgo de complicaciones futuras?

Sí, a pesar de que el paciente crónico es atendido de manera adecuada en los Centros de Salud. Esa labor recae de manera especial en la Enfermería de Atención Primaria, que hace el seguimiento de los controles de este tipo de pacientes. El médico de familia supervisa los controles y establece las modificaciones terapéuticas necesarias. Los datos de morbimortalidad actuales no indican un incremento significativo en el empeoramiento de estos pacientes. El trabajo de la Atención Primaria sigue siendo fundamental y adecuado, pero difícil de llevar a cabo en las condiciones actuales. Es la sobrecarga asistencial la que pone en riesgo el manejo de este tipo de pacientes.

5. ¿Está dando la Administración del Principado sanitaria la respuesta adecuada a los problemas de la atención primaria?

No. Las demandas de la reforma de Atención Primaria por parte de los profesionales vienen de muy largo. Han sido necesarias una pandemia y una sobrecarga asistencial rayana en el colapso, para que se inicien algunas medidas parche para salir del paso. Es necesaria una apuesta real y no solamente discursiva por la Atención Primaria. En 2002 el SIMPA firmó unos acuerdos con la Consejería de Sanidad haciendo efectivos los 10 minutos por paciente. Casi 20 años después estamos más cerca del 10 pacientes por minuto. La Atención Primaria necesita hechos, no palabras. La alternativa es el abandono definitivo del primer nivel asistencial.

6. ¿Ve acertada las medidas reorganizativas que anuncia el Sespa: reordenación de agendas, menos burocracia…?

Todas las medidas que se tomen encaminadas a reorientar las demandas asistenciales de la población, son bienvenidas. Sin embargo, si las medidas que se ponen en marcha no reparten la presión asistencial, y hacen que los distintos profesionales de Atención Primaria tomen la parte que les corresponde en la resolución de las demandas de los usuarios, estarán abocadas al fracaso, y acabaremos, como siempre, con una nueva sobrecarga del médico de familia.

7. ¿Qué otras reformas considera necesarias a corto y medio plazo para que la red de primaria pueda dar respuesta al covid, la gripe, los virus otoñales…?

Las medidas de triaje administrativo y de enfermería, se volverán imprescindibles para afrontar un nuevo pico asistencial este otoño/invierno. Así mismo, las medidas de educación de la población para el buen uso de los servicios sanitarios se vuelven cada vez más necesarias. No entendemos como desde el Gobierno del Principado, no se explica a la ciudadanía cuál es la situación de la Atención Primaria, y cómo hacer un uso adecuado de la misma. Por otro lado, la mejora en las condiciones laborales y retributivas de los profesionales harán que Asturias se vuelva atractiva para atraer a nuevos médicos a nuestra región, actualmente deficitaria en muchas especialidades y especialmente en Medicina Familiar.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin