24-D. “Como médico, es lo peor que he vivido en mi vida”

Cuando abre la puerta de la UCI del hospital La Fe de Valencia, el médico intensivista Ricardo Gimeno se pregunta qué le deparará el día. Si llegará un paciente con cara de terror, esa cara que no había visto antes del coronavirus. Si tendrá que echar mano de su optimismo para hacerle observar a una joven enfermera derrumbada lo crucial que es su tarea. O si ocurrirá lo peor: incumplir esa promesa —”saldrás de esta”— que le hizo a un enfermo antes de intubarlo. A su izquierda, las 34 camas de la unidad. Todas ocupadas por enfermos críticos de coronavirus. Cada uno es una incógnita. Y una tremenda exigencia. “Con ellos pasas de la alegría a la pena porque empeoran muy rápido y al revés”, relata Gimeno, jefe de sección, de 46 años, “la mayoría son jóvenes o de mediana edad, y sanos, esto no es una enfermedad de abuelos. Hace 15 días estaban perfectos y ahora se enfrentan al peor lance de su vida. Es muy frustrante”.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin