Cuando los inútiles acaban en un Ministerio, se cargan la elección de MIR.

«Una auténtica cagada» es la expresión más utilizada por los próximos residentes pendientes de su elección de plaza. La falta de transparencia, la arbitrariedad en la toma de decisiones sin tener en cuenta a los colectivos implicados, la necedad y el empecinamiento en un modelo que no cuenta con ningún respaldo (salvo el cerril de quien lo propuso), son motivo de rechazo. La elección de plaza debe ser presencial, o con un modelo que garantice la posibilidad de escoger cualquier plaza restante de las ofertadas según el número de orden que se ocupe. Lo mejor que se puede hacer con la propuesta del Ministerio (impulsada en época de Tino Blanco), es tirar de la cadena…

NOTA DE PRENSA CESM

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin