Del «Estamos mal, muy mal, al límite, diría» al «todo paciente que venga a un hospital va a tener cama para ser tratado»

Aquello se vivió con mucha tensión, pero «ahora ya estamos colapsados». «La gran diferencia con la primera ola es que no hay confinamiento y seguimos atendiendo, en la medida de lo posible, al resto de patologías». En marzo y abril los hospitales del Sespa prácticamente se vaciaron. «Ahora estamos manteniendo un equilibrio complicado para que nadie se quede descolgado, porque los pacientes no covid también tienen derecho a ser atendidos, pero no vamos a poder aguantar mucho más. Como ya dijo el presidente de la Sociedad de Medicina Intensiva, las camas de UCI van a ser un recurso muy disputado»

«En Asturias tenemos camas suficientes para atender a todos los pacientes. La situación es crítica, pero es asumible. Todo paciente que venga a un hospital va a tener una cama para ser tratado, ya sea un paciente de cuidados intensivos o de hospitalización en planta convencional»

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin