El TSJ de Asturias da la razón a la facultativa en contra de la opinión de la mutua que solo admitía la existencia del riesgo pasada la semana 30 de gestación.

Nicolas Gonçalves, abogado del Sindicato Médico Profesional de Asturias, que asistió jurídicamente a la trabajadora, destaca la importancia de esta sentencia para tratar de corregir la discriminación que, según explica, viven las médicos, por distintas cuestiones, entre otras, por la posible pérdida de ingresos durante el embarazo, por ejemplo, si tienen que dejar de realizar guardias. “Y en el caso del embarazo nos encontramos con que las mutuas tienden a reconocer el riesgo a partir de la semana 30 de gestación o incluso más adelante, en fechas ya próximas al parto, cuando el riesgo puede presentarse mucho antes”.

 

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin