INFORME DE GABINETE DE CRISIS CORONAVIRUS 16.03.2020, 20:00 horas

La situación tras la instauración del estado de alarma por el COVID-19 comienzan directrices a nivel nacional  incluidas las que se publican en el BOE referentes a recursos humanos sanitarios (BOE  15-03-2020),  iniciativas en Función Pública en Asturias manifestadas ayer por el Presidente y por ahora situación que parece de espera  en  el SESPA, con muchas dudas entre los trabajadores. La rueda de Prensa de hoy, dirigida al público general, tampoco tranquilizó dudas de los facultativos, aunque aclaró algunas líneas de actuación.

TEMAS DE HOY:

  1. PROTECCIÓN DEL TRABAJADOR. Desde numerosos puntos de atención siguen insistiéndose en la percepción de ESCASEZ DE MATERIAL, en particular mascarillas y también EPIs. Se dan carencias en lugares impensables, y se dan muestras de solidaridad y donaciones de empresas privadas y particulares en gestos que son emocionantes. Estamos recogiendo datos sobre las carencias, y hemos detectado varios puntos en que la reposición no es adecuada. Sin embargo hoy mismo la Gerente del SESPA ha desmentido que haya problemas, sin embargo encajando las piezas del puzzle tenemos claro lo que está pasando y lo que se debe hacer:
  2. HAY INCERTIDUMBRE SOBRE EL ABASTECIMIENTO. De ahí que todos tienen razón. Existe material, pero NO SABEN CUANTO VA A DURAR, porque depende de que lleguen suministros pedidos de los que aún no se dispone. La idea por tanto es racionalizar, o si se quiere, racionar su uso para que duren lo más posible.  Y ello implica crear la  percepción de carencia en el punto de trabajo. Por cierto, de nada ayudan observaciones obscenas de un mando a sus trabajadores como lo escuchado ayer “pues ya veréis cuando trabajéis sin mascarillas”.  Vamos a considerar que si lo hay, pues bien, dado que conocemos los actuales protocolos, y estos definen el uso racional de los equipos: HAY MATERIAL, SI LO NECESITAS EXÍGELO. PROTÉGETE A TI MISMO PARA PODER PROTEGER A LOS DEMÁS. SI NO LO TIENES; CONTACTA CON TU DELEGADO DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES.
  3. NO HAY PROTOCOLOS CLAROS DE USO RACIONAL. Este es el gran problema. Se comenzó recomendando un nivel de protección muy elevado, y posteriormente se rebajaron exigencias, pero sin explicar claramente el protocolo. Y muy importante: No es lo mismo el nivel de  protección que precisa en una consulta por  patología respiratoria que en una no respiratoria, no es lo mismo un triaje que una consulta estable, ni por supuesto en consulta médica normal que en Urgencias,  quirófano o UCI. Y claro, no es lo mismo en escenarios de recursos amplios que de recursos muy limitados. Se sigue diciendo que se dispone de un “plan de contingencia” con escenarios ya estudiados. Pues bien: el escenario actual es el de inicio de la fase exponencial con limitaciones graves de material óptimo. Existen mascarillas de uso quirúrgico con dudas sobre su protección total, mejor que nada, habrá que usarla. Existen pocas mascarillas FFP2 que lógicamente hay que  reservar para el mayor riesgo: el personal expuesto a pacientes respiratorios. El establecimiento diferenciado de circuitos de pacientes respiratorios y no respiratorios podría ayudar a definir en cada sitio un nivel de protección y mejorar la racionalidad del  uso del material. EN SITUACIÓN DE EMERGENCIA, SOLO SE PUEDE TRABAJAR CON PROTOCOLOS. CUANTO MÁS GRAVE, MÁS CONCRETO HA DE SER EL PROTOCOLO. Y si llegásemos a un escenario de carencia de material, estaría bien saber que se plantea al respecto en el Plan de Contingencia. Conocer los escenarios, por duros que sean, alienta la idea de que todo está previsto. Nadie  va a desertar por ello. PERO  LA DESINFORMACIÓN CREA MONSTRUOS.
  4. SIGUEN FALTANDO PROTOCOLOS ASISTENCIALES UNIFICADOS. Al hilo de lo anterior, es difícil que se protocolice el uso del material cuando no están bien definidos los protocolos ni los circuitos. Falta un protocolo único de Atención Primaria –cada Área se organiza como puede-  y se dan casos de un centro en que tras un caso confirmado en un trabajador, no se toman medidas de aislamiento del resto de trabajadores
  5. LA PROTECCIÓN DE LA MÉDICA GESTANTE. Ayer el Presidente Barbón y anunció que las empleadas públicas embarazadas (junto a otros con riesgo para la salud por condiciones concomitantes o con necesidades de conciliación), no acudirían a trabajar hoy, en la línea de lo expresado por el Ministerio para los trabajadores. En la página del Empleado Público de Asturias hoy se publicó un formulario de Consejería de Presidencia a tal fin, para entregar en sus Servicios de personal. Hasta donde sabemos, la médicas son empleados públicos. Pues bien: HOY LOS DIFERENTES SERVICIOS DE PREVENCIÓN HAN UTILIZADO CRITERIOS DIFERENTES. Uno lo han concedido sin más, otro han dicho que no es aplicable por no ser personal funcionario, otro remite a su MFyC  para la baja y otro sigue con la idea del “riesgo individual y puesto compatible” (éste, imposible en muchas facultativas). A ver, no se trata de una valoración de ningún riesgo, ya que el riesgo existe por el coronavirus en sí, y se trata de un PERMISO de carácter EXCEPCIONAL para evitar al EXPOSICiÓN en entornos de altísima carga viral. Ayer tenía yo la esperanza de que se empezaban a tomar medidas de verdad para proteger a las trabajadoras madres.  Pero no es tan fácil.  Resulta que en opinión de algún responsable de PRL, “eso ha sido un error y mañana rectificarán”. CONFIO EN QUE NO. Además en Sanidad hay un segundo motivo para no  exponerlas: dentro de las medidas que hoy empezaron a implementar los Servicios es generalizada  la idea lógica de no exponer  a todo el personal y reservar parte para cuando se infecten los primeros, y ya puestos a ser optimistas, protejámoslas a ellas entre los que formen parte de una teórica última reserva. Nadie dice que al final no se recluten, si no hay más remedio, pero si algunos pueden librarse, que sean ellas y los que tengan más riesgo para su salud. Malos, muy malos médicos seríamos si no nos ocupásemos primero de los más frágiles. Y peores con las mujeres si no les ofrecemos un plus de protección de su salud durante la maternidad, incluso en escenarios de incertidumbre. PROTECCIÓN PARA EL PROFESIONAL, PARA LA GESTANTE MÁS.

Nuestra asesoría jurídica ha elaborado una solicitud del permiso para esta situación, que se puede presentar por registro ante la Gerencia del Área. Confiamos en que ello sea suficiente. Asimismo para el resto de situaciones protegidas (enfermedad o situación de riesgo, conciliación por cuidado de menores, conciliación por cuidado de mayores/dependientes).

Y por cierto, la afirmación del Ministro de que los pacientes en riesgo “no acudirían a trabajar “ hace que muchos pacientes, trabajadores privados, con informes de sus especialistas que recomiendan no trabajar por riesgo por el  contagio debido a sus patologías, acudan a su médico de cabecera para tramitar la baja, pero la Inspección considera que no cabe, ya que la baja solo es para sintomáticos o aislados, no en riesgo. Otra clara falta de coordinación: es el Ministerio quien tendrá que encargarse de los trámites con las Mutuas.

6.- ATENCIÓN AL SAMU: La primera línea de defensa establecida tienen carencias de protocolos específicos, de formación, sobrecarga extenuante del CCU, falta de información (como todo el sistema), desconocimiento del Plan de Contingencia del  SESPA (hombre, que no lo conozca el SIMPA pase, pero ¿el SAMU?) . Urge elaborar protocolos específicos, informar y formar en el plan de contingencia, gestionar la sobrecarga del CCU (pensar sobre todo en formar equipos sólidos) y protocolos de coordinación con el resto de niveles asistenciales.

7.- ATENCIÓN HOSPITALARIA: La información en este momento es que la coordinación que se suponía para hoy, se redujo a que cada Servicio organizara el trabajo de forma diversa. Algunos habían suspendido casi toda su actividad reglada el fin de semana, lo que incluso le permitió desviar facultativos al domicilio, con una buena lógica. Otros descitaron para los próximos días, y otros incluso mantenían actividad de programas especiales. Con esta reducción “progresiva” supongo que  confían en que la curva se aplane mañana. Si no, a ver como gestionan esto. Es igual que insistamos: DEBE SUSPENDERSE TODA LA ACTIVIDAD NO URGENTE O DEMORABLE. Y TODA ES TODA. Hoy se han puesto muchos profesionales y pacientes con patologías banales en riesgo. AL MENOS MAÑANA NI UNO MÁS. Da la impresión que no se siguió ningún “Plan de Contingencia” protocolizado y único. Tampoco se ha establecido con carácter general que parte de cada plantilla ha de protegerse, ni si puede utilizarse el teletrabajo para triajes, consultas  y ayuda telefónica, ni que planes de formación pueden desarrollarse con ellos, ni como se ajustarán los servicios según los escenarios.  Quizá alguien conoce todos estos datos, pero su FALTA DE TRANSPARENCIA a nivel del profesional que se enfrenta al paciente es, cuando menos, descorazonadora en estas circunstancias. La de no suspender actividades programadas, además, es de alto riesgo para pacientes y profesionales.

8.- CONDICIONES DE TRABAJO MIR: Hemos recogido mucha inquietud entre nuestros facultativos residentes, ante las medidas excepcionales anunciadas ayer por el Ministerio para utilizar la fuerza de trabajo MIR en ciertas especialidades:

1) Que se les prorrogará  la residencia. La explicación que da es que legalmente eso les permite “atarlos” el tiempo que sea necesario. NO es una idea meramente económica… Podían haberles ofrecido contrato tras finalizar, pero podía ser rechazado y decidir no ejercer, o irse del país (sabiendo quien es el Secretario de Sanidad, entiendo la idea, no es correcta y es esencialmente injusto con ellos). Pero el BOE en estado de alarma es el BOE.  Pensemos  que estas medidas solo estarán vigentes durante el estado de alarma y que a su finalización, en Mayo, ya estaremos fuera. En todo caso, veremos qué margen de negociación hay para una buena contratación posterior. Sabemos que nuestros residentes, como todos, apretaremos dientes y daremos la talla, luego hablamos.

2) Que se habilitará transitoriamente a personal extracomunitario. NO es una apertura “”generalizada”, sino a los que están en trámite de homologación y aún no han finalizado, son unos 400 pero de las especialidades que afecta nuestros datos son de unos 150. En cualquier caso, cuando finalice el estado de alarma, seguirán su trámite, ya que en nada se modifica la norma actual para obtenerlo  (otra cosa es que en reconocimiento se agilizara la burocracia, pero ese es otro cantar).

NO HAY ENEMIGO PEQUEÑO.

ÁNIMO A TODOS LOS QUE LUCHAIS EN PRIMERA LÍNEA. Y EN CUALQUIER LÍNEA. ¡¡PROTÉGETE PARA PODER PROTEGER A LOS DEMÁS!!

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin