La falta de personal para el operativo de refuerzo pone contra las cuerdas a la sanidad

En buena medida, el aplazamiento en las últimas fechas de las consultas externas y de la actividad quirúrgica tanto demorable como no urgente para concentrar los esfuerzos en la atención a pacientes covid está permitiendo reubicar a parte del personal para descargar así de trabajo a unos compañeros que están viviendo situaciones de auténtico estrés, con jornadas de catorce horas en muchos casos y que están acudiendo a trabajar de forma voluntaria en sus días de descanso. Fue algo que ya se hizo durante la primera ola de la pandemia y a lo que se ha vuelto a recurrir ahora. «Hay que utilizar a todo el mundo porque esta segunda ola se prevé que vaya a ser peor. Es una organización lógica», resume un médico.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin