17-D Primera sentencia del TC por perder una historia clínica

Era sábado por la tarde y había fútbol. Raquel llegó de la panadería donde trabajaba y se encontró a su marido en el sofá, con mala cara. Había vomitado hacía un rato. «Era muy dado a salir con los perros y tirarse dos horas y había tenido ya algún problema de azúcar, así que, en un primer momento, pensé que era eso». Raquel le dio una Coca-Cola que tampoco le paró en el estómago. «Vomitó en el baño y pensé: ostras aquí pasa algo. Bajé al centro de salud de Torrelodones y ahí empezó el calvario«.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin