ADEU METGES, ADEU

El catedrático de Filosofía de Derecho de la Universidad de León, Juan Antonio García Amado, publicaba el pasado 3 de octubre una columna en el diario La Nueva España de Oviedo en la que decía : ”Un golpe de Estado es una rebelión contra el orden constitucional organizada por los líderes de tal alzamiento, puesta en marcha por los secuaces más obedientes y seguida por una parte de la sociedad que es ideológicamente enemiga del  sistema político vigente o que ha sido aleccionada y fanatizada para que sirva de carne de cañón o peón de brega. Cuando el golpe de Estado se lleva a cabo contra un orden constitucional legítimo, legítimo por democrático, se trata de un golpe de Estado fascista, ya lo dé Agamenón o su porquero”. A su vez Francisco Frutos, exsecretario general del PCE, manifestó ayer en la gran manifestación antisecesionista de Barcelona, que los nacionalismos “destrozan el mundo” y que hablaba en nombre de la izquierda no nacionalista y añadía “suponiendo, permitidme la ironía, que haya una izquierda nacionalista”.

Es pertinente dar la bienvenida a estas declaraciones pues va siendo hora ya de llamar a las cosas por su nombre sin complejos derivados de lo “políticamente correcto”. Lo que ha ocurrido en Cataluña está directamente emparentado con el romanticismo reaccionario del “Volksgeist” o espíritu del pueblo, originariamente alemán, cuyo mayor representante teórico fue Herder, defensor de la existencia de naciones ahistóricas y que tuvo expresiones políticas tan deleznables, como las protagonizadas en el pasado siglo por Benito Mussolini  y Adolf Hitler.

El sindicato Metges de Catalunya, dirigido por una banda de analfabetos funcionales, se ha posicionado reiteradamente en favor del fascismo y del golpismo. La última el 25 de octubre, junto con el Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña (¡Qué vergüenza el silencio de la Organización Médica Colegial!), mostrando su “firme y decidido apoyo al Gobierno de la Generalitat, al Parlament y a los representantes elegidos de manera democrática y libre por los ciudadanos de Cataluña”. Así, con dos…

Era difícil imaginar que dos organizaciones presuntamente democráticas, cultas, tolerantes y honorables pudieran caer tan bajo. Se adhieren al fascismo y al golpismo despreciando a la masa social que dicen representar. Sin quitar ni un ápice de gravedad a la zafia y repugnante posición de Metges de Catalunya, el caso del Consejo de Médicos tiene un plus añadido, pues es una Corporación de derecho público de colegiación obligatoria. No sabemos a qué se espera para expulsar de su seno a quienes han propiciado tal indignidad.

Nosotros sabemos muy bien que ambas organizaciones ni de lejos representan a nuestros colegas catalanes. A día de hoy más de mil médicos en Cataluña, en sólo cuatro días, han mostrado su rechazo a tales comunicados progolpistas. Nuestra solidaridad y apoyo total para ellos. CESM debe propiciar la existencia de un sindicato médico en Cataluña libre del cáncer fascista. Sabemos que pese a la mácula que ha caído sobre ambas entidades, lo superarán y pondrán en su sitio a quienes han traicionado los más elementales valores democráticos. Mientras tanto, adeu Metges, adeu.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.