“DE LA JOYA DE LA CORONA A LA BISUTERÍA PISOTEADA”

Cualquier parecido con la realidad en el resto de España, o en Asturias, es pura coincidencia…

DOCUMENTO SOBRE LA SITUACIÓN MÉDICA ACTUAL EN ATENCIÓN PRIMARIA EN EL ÁREA DE GESTIÓN SANITARIA NORTE DE HUELVA DEL S.A.S.

“DE LA JOYA DE LA CORONA A LA BISUTERÍA PISOTEADA”

Problemas como:

Sobrecarga asistencial, listas de espera, excesivo trabajo burocrático, medicalización de la vida cotidiana, hospitalocentrismo, desmotivación de los profesionales, historia de salud, más dirigida a la gestión que a la clínica, retribuciones insuficientes, no cobertura de ausencias, dirección por objetivos sin realismo, ni consenso, penalización de las enfermedades (bajas laborales), falta de interés político real en mejorar la atención primaria.

Estos son algunos de los problemas que vivimos los médicos de atención primaria en España, en Andalucía, y en Huelva, y, más concretamente, en el área norte de nuestra provincia, que incluye todas las poblaciones que dependen del Hospital de Minas de Riotinto y que engloban las zonas básicas de salud de Aracena, Calañas, Cortegana, Cumbres Mayores, Minas de Riotinto y Valverde del Camino.

Y, por si lo anterior fuera poco, encima llega el verano. Cuando la máxima prioridad es lograr cubrir sanitariamente la costa, zona de batalla preferente a la hora de dirigir los esfuerzos y refuerzos en época estival, en nuestra zona de influencia, el panorama es desolador.

 Partimos de una situación precaria a lo largo del año: ausencias que no se cubren, amortización de plazas (en la zona de Cortegana, de 5 dispositivos se pasa a 3 y en la de Aracena hay 3 pueblos sin cubrir), acumulaciones de cupo constantes, dificultad en muchas zonas para desarrollar programas de salud, porque priman las tareas a demanda, no dejando espacio para la prevención, la investigación o la formación, …

Estamos en pleno mes de junio; en abril se nos pidió a todos los centros de atención primaria que conforman este área de gestión sanitaria norte de Huelva, que tuviésemos confeccionado nuestro plan de vacaciones para el verano; por ello en todas las unidades de gestión clínica ( como pomposamente se denominan), se establecen unas cadencias rotatorias de médicos que cumplen con la normativa vigente, y, en base a dicha cadencia, se prepara el plan de vacaciones, solicitando los recursos necesarios para el funcionamiento de los distintos servicios. Esta solicitud viene recogida en el plan de verano que las direcciones de primaria proponen a la gerencia; han sido aprobados todos los planes de permisos estivales, por lo que es responsabilidad de los gestores proveerlos con la dotación que se solicita.

Nos encontramos que, a día de hoy, no tenemos noticia que se hayan efectuado contrataciones para cubrir las ausencias previstas por la ley. A los directores de los centros se les dice que no hay médicos en bolsa y que los busquen ellos, como si ese fuera motivo de excusa para encubrir una ineficaz gestión, que en el fondo suena a “no tengo voluntad de contratar a nadie, y verás cuánto ahorramos”.

Es, además, una realidad palpable que la política de contratación de esta dirección-gerencia del área norte de Huelva, en los últimos años, ha tenido como consecuencia, que numerosos facultativos hayan desistido de firmar contratos en nuestras zonas, todo ello derivado de que las condiciones ofertadas, sin conocerse el motivo real, siempre son peores que las ofrecidas por otras áreas de salud o distritos, incluso vecinos del nuestro.

Si, como se presume, no se van a cubrir todos los médicos solicitados en el plan de vacaciones, deberán decidirse cuáles van a ser las actividades asistenciales que se van a mantener, y cómo se va a hacer.  Esa reducción de la actividad asistencial, acarreará una merma en la calidad de la atención prestada, y la población debe conocer este hecho, las causas, las soluciones aplicadas y los responsables del problema, dado que la tendencia es que seamos los médicos, los causantes de las deficiencias que aparecen en esta época, cuando somos, al menos, tan sufridores como los usuarios de esta mala gestión sanitaria.

Nuestra área de gestión sanitaria norte de Huelva sufre los problemas derivados de sus propias características: dispersión, comunicaciones difíciles, población envejecida, escasos recursos económicos, … Por tanto, el ordenamiento de todos los recursos debe cuidarse de forma mucho más extremada y no debiera estar sujeto a otras consideraciones que no sean las sanitarias, evitando que, aquellos, se organicen por criterios, meramente políticos, como está sucediendo en la actualidad.

Gracias, principalmente, al esfuerzo y sacrificio de los profesionales, se mantienen las actividades, en algunos centros, con un nivel de calidad aceptable, a pesar del menoscabo para la propia salud, por el estrés laboral, al que nos sentimos sometidos. Muchas de ellas se anularán, por falta de personal en el período vacacional, como cirugía menor, citologías, planificación familiar, y otras, quedarán en precario. Los escasos recursos se destinarán a la atención a demanda y urgencias.

Por todo ello, EXIGIMOS:

  • Que nuestros gestores asuman sus funciones de contratar las sustituciones necesarias en período vacacional, como nosotros hemos cumplido, en plazo y forma, la entrega del plan de vacaciones exigido en abril de 2017, y, que, si no lo van a cumplir, lo informen, por escrito a los profesionales y a la población, asumiendo su responsabilidad de decidir qué servicios se mantendrán y cuáles cerrarán, por falta de personal.
  • Que se cumpla, con responsabilidad, el reparto de los recursos disponibles de forma equitativa y respondiendo a razones, únicamente, sanitarias.
  • Que se nos ofrezcan los recursos y el tiempo necesario para que podamos llevar con normalidad, calidad y mantenidas en el tiempo, todas las demás actividades distintas a la demanda clínica, y que son tan importantes como ésta en una atención primaria acorde a nuestra sociedad y nuestro tiempo, y de la que es merecedora nuestra población.
  • La creación de una Comisión formada por algún representante de la dirección-gerencia y representantes de cada una de las seis zonas básicas de primaria, para que tengan reuniones periódicas, en donde se informe de la situación y se tomen decisiones para hacer un Área de Gestión Sanitaria REAL y PUNTERA dentro de nuestra comunidad.

Formamos parte de una empresa pública que debe procurar las condiciones adecuadas y necesarias para ejercer nuestras funciones. Nuestros habitantes no deben ser menos que los de otras zonas, y, si no se toman las decisiones acertadas, habrá que asumir las carencias y depurar responsabilidades.

Y basta de cargar sobre los mismos hombros de siempre los fallos que cometen otros; no es posible ofrecer el mismo servicio cuando las condiciones son tan precarias, y, hay que ser valientes y, así, explicarlo a la población.

No se atisba la más mínima voluntad por abordar los problemas cotidianos; entendemos que se ha prostituido el significado de “gestión sanitaria”, hasta hacerla parecer una caricatura perversa, en manos de unos gestores sin escrúpulos. Dejemos de vender humo y llamemos a las cosas por su nombre.

Si en algún momento brilló la sanidad pública, ese tiempo, por desgracia, ya pasó. No hemos cuidado la joya de la corona, entre todos la hemos empeñado, por acción o por omisión, y lo que nos queda es una pieza de bisutería pisoteada, que ya no engaña a nadie.

                                                                                                  VERANO, 2017

MÉDICOS DE ATENCIÓN PRIMARIA DEL ÁREA SANITARIA NORTE DE HUELVA DEL S.A.S.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.