¿DESCENTRALIZACIONES HACIA PRIMARIA? NO, GRACIAS. O SÍ, PERO CON RECURSOS

Las descentralizaciones tienen su parte positiva, pero también su parte negativa. Resulta positivo el hecho de acercar el servicio a aquél a quien va dirigido. Todo ello resulta muy acertado a la hora de hacer “política votacional”, pero de nada sirve si lo único que se plantea es “desvestir un santo pero sin vestir a otro”.

La Atención Primaria está plenamente capacitada para asumir múltiples y variadas tareas asistenciales. El primer nivel asistencial (la famosa puerta de entrada al sistema) es cercano, accesible, universal… Dadas sus características, por qué no poner en sus manos el control de la Anticoagulación. La hipótesis así planteada, es incuestionable, salvo que se tengan en cuenta una serie de premisas que no se barajan o no se quieren barajar, pues pone en entredicho la viabilidad de la medida.

Desde hace bastantes años, se viene denunciando la masificación de las consultas de los Médicos de Atención Primaria, de manera muy especial en las zonas urbanas. El tan conocido lema “¡10 minutos, qué menos!” surgió: ¡a finales del pasado siglo! Aún así, muy pocas consultas consiguen este mínimo de calidad, y continúan sin tener agendas cerradas que impidan convertir sus consultas en fábricas de tornillos en las que prima la cantidad sobre la calidad.

Desde hace también varios años (menos que la saturación), se viene advirtiendo la descapitalización de efectivos médicos en el sistema, tanto en Atención Primaria como en Hospitalaria, pero de manera muy preocupante en la primera (reconocido por todo el Sistema Nacional de Salud). En pocos años, la jubilación de los médicos de Atención Primaria superará el 50% de la plantilla sin que exista posibilidad de recambio.

Toda prestación debe llevar una serie de recursos, tanto humanos como materiales. Los recursos materiales están ahí, da igual que la prestación se lleve a cabo en un nivel u otro, no varían. Los humanos sí varían, y cada vez son menos en ambos niveles. Teniendo en cuenta la saturación y la falta de recursos humanos en Atención Primaria, ¿se puede alguien congratular de “la descentralización” del control de los Anticoagulantes? Más que la puerta de entrada al sistema, Primaria se está convirtiendo en el coche escoba del sistema, en el camión de la basura en el que cae todo lo que no cabe en otros sitios.

Mientras todos los expertos abogan por potenciarla, las políticas potencian el ahogo. Primaria está más que capacitada, pero con recursos adecuados. Sin recursos, todo está abocado al fracaso. Primaria está condenada a morir ahogada.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.