EL INTOLERABLE AGRAVIO DE LAS PAGAS EXTRA

Las comparaciones son odiosas pero cuando tocan, tocan. Cuesta entenderlo y aceptarlo pero es imprescindible señalar con una tabla comparativa cómo los médicos hemos dado nuestra sangre, sudor y lágrimas al sistema de forma totalmente altruista, sin ninguna compensación ni agradecimiento a cambio.

Con nuestras extras pagan sus prebendas: ¿hasta cuándo?

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.