EL LUCTUOSO TRATO A LA AP

Recuerdo la fuerza y la ilusión con la que empezaban a ejercer los primeros especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria y las grandes expectativas que generó en el conjunto del sistema sanitario y la población la reforma de la atención primaria de 1984; y me duele ver el cansancio y el pesimismo en muchos de los profesionales implicados actualmente. La reforma resultó positiva; lo sabemos todos los que vivimos el paso de los antiguos ambulatorios, y la atención por profesionales de cupo y zona, a los modernos centros de atención primaria, con el trabajo en equipo de médicos, enfermeros, pediatras, farmacéuticos o farmacólogos clínicos y asistentes sociales, dedicados en jornada completa y en exclusiva. El modelo, pese a la transferencia sanitaria a las comunidades autónomas, se ha mantenido bastante homogéneo en el conjunto del sistema, pero ha evolucionado poco, salvo experiencias territoriales de menor o mayor autonomía de gestión, lo que quizá explica en parte la situación actual.

El luctuoso trato a la AP

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.