LA DURA VIDA DEL RESIDENTE. NI TODO ES LO QUE PARECE NI TODO LO QUE PARECE ES

Que las urgencias es un puteo. Sepamos por qué. Porque la chavala lleva pocos meses en esto, son las cuatro y veinte de la mañana, y ni idea de qué hacer con la abuela, oiga. Ni con su mujer o con su padre. Y no se enfade usted, señora, es que la doctora es una aprendiza, oiga; aprendiza de primer año, y la han largado ahí, a bregar solita con el problema. Con su problema. Con el problema de su padre… El residente o la residente NUNCA está solo. Al lado están sus compañeros y compañeras, R2 a R5, con mayor o menor curtimiento. Y los adjuntos de puerta SIEMPRE están ahí. NUNCA, que a mí personalmente me conste, hemos dejado al residente solo con ningún marrón en mi servicio…

Aprendiza en Urgencias

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.