LOS RETRASOS DE LA MACRO-OPE

El calendario laboral marcaba este año una fecha, sin duda, para recordar. El fin, siendo muy optimista, o al menos, la reducción de la precariedad laboral en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

Los plazos parecían claros: a final de año estaría trazado el mapa de la temporalidad en las plantillas, y también agendada la convocatoria para empezar a revertir una situación que a principios de años alarmaba a un sector preavisado.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.