PEDIATRÍA: DE DONDE NO HAY, NO SE PUEDE SACAR

Cuando un pediatra enferma o coge vacaciones en un centro de salud de España, en ese mismo instante el compañero de la consulta de al lado ve duplicado su trabajo. No hay paro en esta especialidad y las Administraciones no encuentran sustitutos para cubrir contingencias. Lo que sí abundan, según los sindicatos médicos, son los profesionales estresados, aquellos que llegan a abarcar bajo su responsabilidad a 50 niños enfermos en un solo día, dejando en una quimera la ratio de 20-25 pacientes que los cánones de la medicina consideran ideal. «Esto quema mucho, porque la atención primaria necesita ser pausada, con tiempo», explica César García Vera, pediatra en Aragón y vicepresidente de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap).

España, el país de los pediatras agotados

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.