IN MEMORIAN. ANGEL COLMEIRO, EXPRESIDENTE DE HOSPITALARIA Y MEDALLA DEL ORO DEL SIMPA.

Hoy es un día triste para el SIMPA. Se nos ha ido el compañero Angel  Colmeiro de Las Cuevas. Médico neumólogo  experto en tuberculosis, y abogado laboralista médico. Uno de los padres fundadores del SIMPA y miembro relevante de la CESM  y lo que es más importante, referente e incluso padre sindical de muchos de nosotros, entre ellos el Secretario General actual que suscribe estas líneas.

Presidente de la Sección de Hospitales durante varias décadas,  sentó las bases del moderno SIMPA, que no se concibe sin él.  Hombre de fina inteligencia,  brillante en el pensamiento y en la oratoria ,  como demostraba cada vez que intervenía en cualquier asunto. Respetado por todos, incluidos sus adversarios sindicales y las autoridades con quienes confrontaba. Elegante en el fondo y en la forma, tanto en sus relaciones como en  su distinguida apariencia de british gentleman, y eso que ejercía de gallego hasta la médula.  Lo conocí personalmente en 2012, con motivo de la Huelgona Médica, y en aquellas difíciles tribulaciones comencé aprender de él el arte de la lucha sindical, y lo que fue y es aún más importante,  el  complejo arte de la negociación, como demostró brillantemente en el acuerdo de salida, aún hoy en vigor y que permanece como uno de mis recuerdos imborrables de como se puede salir de situaciones imposibles con voluntad e inteligencia. Pocos saben que a él se debe que sigamos librando las guardias en Asturias. Es uno de tantos logros que nos dejó Ángel y que persisten entre los derechos de los médicos y facultativos asturianos, a los que fue leal y sirvió toda su vida.

Lealtad al SIMPA hasta el final, incluso cuando, antes de que yo le conociera,  los que le acompañaban no vieron en él al Secretario General ideal, siguió entregándose con el mismo esfuerzo y entusiasmo, y permaneció al frente de  su Sección hasta su jubilación, en 2018, momento en que le sustituí. Generoso en su contribución al futuro del sindicato, transmitió todo el saber y buen hacer que pudo, y siempre  me consideró su sucesor, honor que le agradeceré hasta nuestro reencuentro, allá cuando sea.  Cuando fui elegido Secretario General en las elecciones internas de 2022, me felicitó calurosamente, quizá para él era una victoria poética, porque yo llegaba allí sobre sus hombros intelectuales y sindicales.   En Enero de este año el ejecutivo del SIMPA le concedimos  la Medalla de Oro del Sindicato en reconocimiento a sus méritos, medalla que simbolizaba un modesto homenaje a todo lo que él nos había entregado.

Superviviente nato, pasó por graves problemas de salud que siempre superó con entereza, hasta que finalmente deja su legado mortal. Pero su legado inmortal permanece con nosotros para siempre. Echaremos de menos su hombría de bien, su inmensa sabiduría y su sorna  gallega. Nuestros ánimos y nuestras oraciones están con su esposa Aida, también miembro de la familia SIMPA , con sus hijos y con toda su familia en este difícil momento.  Un enorme abrazo para todos desde el corazón del SIMPA,

Descansa en paz, compañero y amigo. Siempre tuviste y siempre tendrás tu sitio de honor entre nosotros.

José Antonio Vidal

Secretario General SIMPA