PRIMERAS CONSECUENCIAS

Ayer los pacientes del Centro de Salud del Naranco, tuvieron que ser derivados a otros Centros Urbanos de Oviedo ante la imposibilidad de ser atendidos en su Centro. Las quejas de los pacientes son una consecuencia. Otra es la presión a la que se ven sometidos los médicos de los Equipos Domiciliarios ante la imposibilidad de dar respuesta a dos demandas distintas. Y otra es la sobrecarga asistencial que se produce en los dispositivos cercanos. Un ejemplo es el Centro de Salud de Pumarín, el más cercano, que ve aumentada su ya elevada demanda asistencial durante las guardias. Cuando las cosas no se hacen bien, las consecuencias llegan más bien pronto que tarde.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.