RESOLVER EL PROBLEMA DE LA EXCLUSIVIDAD COMO SOLUCIÓN ANTE LA ESCASEZ DE MÉDICOS

El aumento del trasvase de médicos de la sanidad pública a la privada en nuestra región es vox populi y está aumentado de forma imparable en los últimos años. Que Asturias tenga el mayor aminoramiento salarial por compatibilizar ambas actividades de todo el territorio nacional (unos 1.000€ al mes) es algo que evidentemente no ayuda.

En un sistema público, con escasez de profesionales, y competencia muy dura entre las diferentes CCAA por ellos, Asturias no se puede permitir esta merma salarial.  Porque los profesionales, que lo viven personalmente como una gran injusticia (al mismo trabajo, menor sueldo), se van directamente a la actividad privada.

El SIMPA le ha intentado explicar a la administración que, en el Principado por el momento, tenemos una medicina privada “amable” y colaborativa con la sanidad pública. A nadie se le escapa el inminente desembarco de las multinacionales privadas sanitarias en nuestra región, que buscarán profesionales muy bien formados pero peor pagados que en otras CCAA y el cambio de las reglas del juego que esto supondrá. Creer que tales empresas no desembarcarán porque las condiciones de renta asturiana promedio no le proporcionaría clientela suficiente, es desconocer lo bien que leen las leyes del mercado: si aquí obtienen el material escaso, los facultativos, los clientes ya los ponen ellos.  Cuando la asistencia es excelente, el paciente se desplaza y, además, agradecido.  La descapitalización médica del sistema público y la merma de servicio a nuestros pacientes debería ser tenida en cuenta por los poderes públicos. Estar preparados para cuando esto suceda (y sucederá porque vivimos en un mundo globalizado) se antoja fundamental si queremos que la sanidad pública asturiana siga manteniendo sus estándares de calidad.

Suprimir o al menos aminorar la merma económica que supone compatibilizar la actividad sanitaria pública con la privada (y dejarla como mínimo en la media nacional de unos 200€) está claro que sería una buena medida que no se puede dilatar más en el tiempo.

El SIMPA se ha reunido con todos los partidos políticos que tiene representación en la Junta, les ha explicado la urgencia de resolver esta desigualdad, y pensamos que lo han comprendido.

No podemos perder más tiempo. En octubre termina otra promoción muy necesaria de residentes y tenemos que ofrecerles las mejores condiciones laborales para que se queden. La competencia exterior es terrible y en este momento estamos en una situación de debilidad frente al resto de CCAA y las empresas sanitarias privadas.

¡POR FAVOR DENSE PRISA, EL FUTURO DE UNA SANIDAD PÚBLICA ASTURIANA DE CALIDAD ESTÁ EN JUEGO!