Colgar la bata. «Así no sigo. No puedo atender bien a mis pacientes»

Colgar la bata. Es la tentación de muchos que tienen la posibilidad. Otros no ven el momento de llegar a la edad para hacerlo en una sexta ola de covid que ha puesto a los centros de salud más allá de su límite, sin capacidad ni siquiera para atender a todos los pacientes con síntomas que piden cita; mucho menos hacer los seguimientos rutinarios que son necesarios, también en pandemia, para otras enfermedades. “Yo podría perfectamente haber pedido una baja, pero eso es hacerle una faena a los compañeros porque no me iban a sustituir y los cargaría con más trabajo; así que he decidido dejarlo”, zanja Morera, que lleva desde septiembre retirado y viendo desde la barrera cómo la variante ómicron ha desbordado las previsiones y superado todos los récords de contagios, por lo que cabe deducir que también de citas en primaria (el dato se publica con más de un año de retraso).

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin